Crónica carrera Norte Vs Sur

Es cierto que no quería correr está carrera ya que el año pasado lo pase bastante mal por el calor que hizo. Y no quería que se volviera a repetir. Y siempre decía que no la iba a correr.
Es una carrera que a parte de ser homologada para la San Silvestre, es una de las pocas carreras en Madrid, que es muy favorable.

Pero como este año el tiempo esta un poco loco y me llego un mensaje vía e-mail con un descuento del 20% y me parecía que se quedaba a buen precio me anime a correrla, pensando en que no iba a hacer el calor sofocante del año pasado.
Y también me anime por que fue en la carrera que conocí a los forrest. Por lo que se podría decir que tiene un valor sentimental.

Los dorsales se recogían desde el lunes hasta el sábado en el centro comercial Plaza Río 2, como los lunes y miércoles voy andando a entrenar y me pilla de paso, aproveche el lunes y ya los recogí.

También comentar que el sábado Carmen y Sabina nos fuimos al evento de fitbit que hizo en El Corte inglés de Pozuelo de Alarcón con unas clases de Zumba muy entretenidas y que pasamos un buen momento. También conocimos a Irene Junquera, que a parte de hacernos una foto con ella, nos grabo un vídeo dando un saludo a todos los del equipo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tocaba madrugar otro domingo más, me costó más que de costumbre (es lo que tiene salir a tomar algo el día de antes y llegar tarde a casa). No me había planteado ningún objetivo para esta carrera, al llevar en varias carreras que no tenía muy buenas sensaciones, me costaba coger el ritmo, prefería ir a lo que pedía el cuerpo.

Quedamos en un punto para hacernos la foto de equipo y para darnos ánimos y comentar que objetivos teníamos. Fuimos al cajón de salida, nos pusimos en el cajón de 52. Una vez dentro Salgado decidió no correr ya que seguía con molestias en el pie y sería forzar. Y lo que hizo fue esperarnos en meta y así podía hacer fotos a nuestra llegada a meta.

A 5 minutos antes de que empezase la carrera le pregunto a Sabina:
-¿Qué quieres hacer en la carrera?-
-Me gustaría bajar de la hora.- Me contestó
-Te acompañó, no tengo objetivo de tiempo e intentamos que lo consigas y así no vas sola.

Nos colocamos la música, nos decimos los últimos mensajes de ánimo y que el recovery de después nos esperaba.

¡Y arranca la carrera!

En los primeros metros costaba coger ritmo por la cantidad de gente que se juntaba. Una vez pasado los metros ya se iba separando la gente y podíamos adelantar y coger ritmo de carrera.

Iba mirando en todo momento el reloj, para que no se fuera mucho el tiempo. Ha sido en la carrera que más he ido mirando el tiempo, pero cero agobios por ir pendiente.
Estaba siempre pendiente de Sabina para que no se quedara atrás y si se quedaba atrás me ponía con ella por si me estaba acelerando mucho. La iba preguntado si está bien para saber si se podía apretar un poco o había que frenar, por que aunque se tenga un objetivo siempre hay que disfrutar.

Íbamos sumando kilómetros, se me estaban pasando muy rápido, no me estaba dando ni cuenta. En las cuestas bajabamos el ritmo para subir cómodamente, y en las bajadas recuperabamos el tiempo perdido. Me estaba encontrando muy cómoda con el ritmo, con el ambiente, con la carrera, la verdad que con todo en general. Estaba disfrutando. Hacía tanto que no tenía estas sensaciones que hasta llegue a pensar que no quería que se terminara.

Llegó la mitad de carrera y llevábamos 29:40 pienso “vamos bien, cumpliendo objetivo, pero habría que apretar un pelín más para que no se escapara a última hora”.
Iba dando ánimos para que se viniera abajo, no la quería decir nada de que si seguíamos así lo iba a conseguir bajar de la hora, para que no se agobiara.

Ya a 400 metros de meta me quite la música y empecé a decir a Sabina “¡venga, que ya lo tienes, que lo vas a conseguir! ¡Ya lo tienes hecho!” 
Fue una alegría ver al resto de compañeros en la recta de meta animando y Andrés diciendo “venga Sabina que lo has conseguido”. Y en efecto, lo había conseguido con un tiempo de 59:42 y nos fundimos en un abrazo nada más terminar. Con una sonrisa de oreja a oreja de que lo hubiese conseguido y yo haberla ayudado a que lo consiga.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nunca pensé que conociendo a los Forrest me iban a hacer sentir como una más y además con el trato que me han dado durante esté año que les he conocido. Me han echo participe de muchas cosas y me siento tan afortunada.
Y decir que nunca pensé que iba a hacer de liebre a alguien, y es una felicidad doble.

Ya sólo me queda una carrera el próximo 29 de Junio vendrá un parón de carreras, y más que merecido. Después de 11 carreras en lo que llevamos de año, puedo decir que ha sido increíble todo lo que he hecho y lo que he conseguido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s