Media maratón Rock and Roll Liverpool

El pasado domingo se disputaba la media maratón en Liverpool. Tenía dudas entre Liverpool y Dublín, pero me decante por Liverpool porque Dublín al ser en agosto, y preparar una media en pleno meses de verano en Madrid puede ser infernal. Se lo comenté a mi amigo Yeray y al final también se animó.

Y allí que fuimos los dos (a él le acompaña su chica). Y cuando se entero mi compañero Dennis no dudo en ningún momento de recomendarme sitios para comer, para ver cosas que hacer.
Cuando se acerca la fecha de la carrera me estaba desmotivando por momentos, me daba pereza toda la paliza que iba a ser (más adelante veréis por qué lo digo) pero la verdad que cuando Dennis me empezó a mandar fotos de por donde iba a pasar y del vídeo promocional del año pasado me dio una energía que me faltaba.

Ya mentalizada de que así era una buena forma de perder mi respeto en el despegue y en el aterrizaje, de que iba a disfrutar de la ciudad y carrera, de “poner” en práctica mi inglés, y de afrontarme sola. Pensando el lado bueno sabía que iba a ser una experiencia más tenía muchas ganas de que llegará el día.

Mi viaje a Liverpool pasaba por coger dos vuelos, el primer vuelo a Bruselas. El segundo a Manchester y por último coger un tren a Liverpool.
El primer vuelo salía a las 6:20 de la mañana y en el control tocó el control de drogas y explosivos (en los últimos vuelos no me libro). Como me desperté tan pronto me dormí en el vuelo (esa noche dormí 3 horas). Una vez llegado a Bruselas había que pasar un pequeño control para coger el otro vuelo. Y vuelta a coger el otro vuelo, al ser de menos tiempo aproveche para leer y terminar el libro de “el día que se perdió el amor“. Como llegué antes de tiempo intenté que me cambiaran el tren que tenía comprado a Liverpool, cosa que no me dejaron, para que luego mi tren me lo cancelaran y me estuvieron explicando como coger otro y donde me tenía que bajar. Y después de una hora de tren por fin pongo un pie en Liverpool. Y directa a la Expo para recoger mi dorsal y el de Dennis. Una vez ya con todo, me sentí más aliviada de tener todo.

Y una vez con todo, quede con Yeray y Ceci para comer, que además fuimos a una pizzería que me recomendaron, “Amalia Italian” y decir que estaba todo muy bueno.
Y una vez terminado de comer, fuimos a la habitación y poder dejar la maleta y ver la ciudad más tranquilamente. Y estuvimos viendo lo más importante de la ciudad y haciéndonos fotos con todo lo que veamos bonito (osea todo).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Nos volvimos pronto a casa porque estábamos los tres bastantes cansados y había que recuperar fuerzas para la carrera de mañana. A la hora de la cena, tuve otro problema, el chico que me alquiló la habitación me tuvo que hacer la cena, ya que no tenía microondas y no le estaba entendiendo lo que me estaba diciendo (santa paciencia que tuvo conmigo). Y me fui muy pronto a la cama, después del día bastante intenso.

Me desperté varias veces por la mañana, entraba mucha luz (y eso que estaba echada la cortina) y solo eran las 5 de la mañana no me estaba cuadrando ya me entró el agobio de que me había dormido o no tenía la hora cambiada. Me volví a dormir pero me pasó lo mismo a la hora y ya para salir de dudas, miré en Internet la hora que era en Liverpool para salir de dudas.
Lo dicho fueron imaginaciones mías porque no me había dormido. Me dispongo a desayunar tranquilamente, terminar de cerrar la maleta y vestirme. Cuando me iba a salir, ya empezaban otro problema, ya que no podía abrir la puerta de la calle, y tuve que despertar al chico a que me abriera la puerta. Y 20 minutos tarde en llegar al punto donde quedé con Yeray y Ceci.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nos vamos a nuestro cajón el 6, pedimos a algún fotografo que nos haga alguna foto, empiece a pensar que me respete el gemelo (la semana de la carrera empecé con dolores) ya va quedando menos para salir y empiezo a conectar la música, poner el reloj que coja el GPS. Y por fin empiezan a salir los cajones de delante. Empieza nuestra carrera.

Toda la recta de salida llena de gente, animando, aplaudiendo. Era un plus de motivación. Pasamos por la estatua de los Beatles y parada para hacerme una foto, y continuamos, eran kilómetros muy fáciles y pasando por todo el centro de la ciudad y disfrutando de las vistas. Iba a un ritmo muy cómodo, mirando siempre a los lados viendo todo lo que podía para no perderme nada.
Hacía bastante calor y siempre cogía dos botellas de agua, por lo habría que hidratarse y refrescarse. Otra cosa que me llamo la atención fue no ver un cartel cada kilómetro, aparecía cada milla. Iban pasando los kilómetros entre la ciudad hasta que llegamos a Sefton Park un parque increíble, muy bien cuidado y como siempre con mucha animación, fue cuando perdí a Yeray y me tocaba afrontarme a la carrera sola. Seguía con un ritmo muy cómodo centrada en disfrutar y escuchando la playlist que tanto me recuerda a los forrest ya que siempre voy pensando quien habría metido la canción que va sonando.

Seguía con un ritmo constante, pero beber tanta agua paso factura y toco parada técnica, estaba disfrutando mucho la carrera, se me estaba pasando bastante rápido los kilómetros y cero molestias en el gemelo. Pero llego el peor tramo de la carrera los 6 últimos kilómetros se me hizo muy duro. Una recta donde se vea a lo lejos la meta, al lado del río, se junto el calor y la humedad, me toco pararme no podía con el calor. Tuve que coger una botella tirada del suelo para poder echarmela por encima. Y de la impotencia alguna lágrima se me escapo, la estaba disfrutando como tener que parar. Corría un poco y volvía a parar, se me estaba haciendo un mundo. Pero cuando salimos de la zona ya se me hizo más llevadero. Y quedaba menos de un kilómetro y como hago siempre me quito la música para disfrutar del ambiente.

Y paramos el crono en 2:14:54 contenta de haberla disfrutado de principio a fin. Del corrido que me encantó, y carrera que recomiendo. Y no dudo que algún otro año la vuelva a hacer y poder superar el calor y la humedad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez terminada, me fui a la habitación para poder ducharme y poner rumbo otra vez a Manchaster y vuelta a casa. El vuelo de Manchester a Bruselas fue con retraso por mal tiempo en Bruselas, y después de casi una hora de retraso pusimos rumbo a Bruselas y cierto que había mal tiempo ya que hubo turbulencias. Y al haber retraso y tener que coger conexión con otro avión, todos los que íbamos para Madrid salimos corriendo para la otra terminal y un hombre animándome para que no me quedase atrás y yo diciéndole “que vengo de correr y estoy muerta” y una vez en la puerta de embarque, nos montaron en un bus para ir al avión que habíamos bajado, fue un poco surrealista.
Fui un finde muy intenso pero lo volvería a repetir. Ha sido una experiencia muy buena, y de la que final aprendes.

Dar las gracias a Dennis por estar atento en cada momento por donde estaba, que si tuviera algún problema estar pendiente para poder ayudarme, por recomendarme los sitios, por mandarme unos vídeos muy motivadores y darme unas ganas increíbles de hacer la carrera. Y la verdad que te has portado muy bien y estar pendiente en cada escala.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s