Media maratón Barcelona

El viaje a Barcelona no ha podido ser mejor, la verdad. He podido desvirtualizar a gente con la que hemos intercambado mensajes a través de Instagram y han sido increíbles.

¿Cómo me fue la carrera?

El domingo me desperté y estaba bastante nerviosa, no era mi primera media maratón, pero sí la primera fuera de Madrid. Tenía en la cabeza todas las palabras que me estuvieron diciendo la gente durante la semana: “vas a volar en Barcelona”, “vas a conseguir MMP”, “que fuera a por marca que el terreno es muy favorable”.

Tenía el estómago cerrado por los nervios, pero no podía correr sin comer nada para la carrera. Me obligue a comer al menos algo. Había que vestirse con cabeza, porque pasar calor en la carrera se te puede hacer duro, y antes de que empiece siempre se pasa algo de frío. Decidí ponerme pantalón corto y manguitos y así me los podía remangar en cualquier momento.

Los nervios vuelven, al estar esperando al resto de integrantes, y verles esas caras de ilusión por ser la primera, o la vuelta después de mucho tiempo, a la mítica distancia de 21K. Nos despedimos de nuestras parejas, besos, abrazos y esas últimas palabras de ánimos antes de meternos en nuestro cajón. Las risas, los nervios e ilusión vuelven a aparecer, hasta que empieza la carrera.

 

DSC_0033
La ilusión de los primeros metros

Y arrancamos, mi amigo quiere venir conmigo en toda la carrera. Voy marcando el ritmo,  para encontrarme a gusto durante toda la carrera. A los 300 metros perdemos a los otros dos amigos, vamos nosotros solos.

Van pasando los kilómetros con poca animación por ser tan pronto la hora de inicio. Me encuentro bien con el ritmo que voy marcando, los kilómetros pasan rápido. En el kilómetro 8 me reconoce un chico que nos seguimos en Instagram y me da ánimos y que en el kilómetro 15 me espera para verme otra vez.

Pasamos el kilómetro 10 en un tiempo de 56:42. Intento no darle importancia mi meta es disfrutar. Siguen pasando los kilómetros bastante rápidos, también empieza a haber más gente animando por las calles y motiva el doble.

Viene mi momento critico, una recta de ida y vuelta bastante larga, y parece que le está costando a la cabeza continuar, lo más lógico era bajar un poco el ritmo para seguir. Por fin termina la recta, ahora toca volver atrás, pienso “voy a ver si veo a los otros dos amigos para no pensar mucho”, los vimos y nos gritamos para animarnos.

Me tomé el gel a ver si me daba ese pequeño empujón, y seguir y por lo menos volvía a dominar la mente. Pasaban lentos los kilómetros y seguía igual. La mente me decía de parar andar unos metros y volver a seguir, pero sabía que si lo hacía no volvería a correr y sentía que no me merecía ese fin de carrera. Lo mejor y más sensato era bajar el ritmo y que saliese lo que tuviera que salir.

Mi amigo creo que se estaba dando cuenta que estaba mal, escuchaba “muy bien campeona, ya queda poco y lo estas haciendo genial” daban fuerza esas palabras, pero no conseguía remontar. Me tocaba agachar cabeza y tirar hacia delante, ya no me quedaba nada para terminar.

En el kilómetro 20 decido quitarme la música y empezar a sentir el ambiente que se estaba empezando a vivir. Iban pasando los metros y las emociones estaban a flor de piel, esa sensación de querer llorar pero no era el momento. Y se empiezan a ver al fondo los arcos, ya estaba hecho. Ya estaba terminado.

Y sí se paró el cronometro, en el tiempo de 2:02:55 (tiempo oficial). No podía estar más contenta después de todo, lo había conseguido. Lo primero terminarla y lo segundo bajar mi anterior marca, en nada menos que en 4 minutos.

Pero la carrera no había terminado quedaba ver  a los otros dos amigos, los quería esperar para verlos entrar en meta. Y cuando escuché sus nombres por los altavoces, me fui a buscarlos, para darlos un abrazo y la enhorabuena, y alguna lágrima más se me acabó escapando.

DSC_0073.JPG
No puedo estar mejor rodeada

Una vez todos juntos vamos a por las medallas, para poner punto y final a la media maratón, una media maratón con sudor, lagrimas y otra vez superandonos a nosotros mismos. A pesar de haberme bloqueado tuve fuerzas para haber seguido, por que sabía que podía. Y así queda claro, que el querer es más fuerte que lo que opine la cabeza en ese momento.

Puede que al principio fuese muy rápido, no lo niego, debería haber reservado para toda la carrera, pero en ese momento me encontraba tan bien. También me quedo con todo el cariño de la gente que recibí durante la semana con todas las muestras de cariño y comentarios de ánimo. Que la gente ha tenido casi más fé en que iba a hacer marca que yo misma.

Me he traído a Madrid otro fin de semana para no olvidar

 

2 comentarios sobre “Media maratón Barcelona

  1. IronKern

    Aiiix esa ida y vuelta de la diagonal jejeje en la maratón es más larga (uiui) pero lo hiciste genial! Una cosilla… ¿solo te tomaste 1 gel en toda la media? Yo te diría que llevaras 2… y más haciendo 2h.
    ¡A seguir superándote campeona!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s